El uso del teléfono fuera del horario laboral, ¿un arma de doble filo?

Imagen

Descansar es fundamental para poder rendir de forma eficiente en nuestro puesto de trabajo. Pese a ello, cada día es más difícil desconectar, ya que la línea que separa la vida laboral y personal es cada vez más pequeña. Y parte de la culpa de esta situación la tienen nuestros teléfonos, que en muchas ocasiones van más allá a la hora de comunicarnos en las empresas.

Las llamadas de teléfono que podemos recibir fuera del horario laboral son mucho menos comunes y aunque pueden siempre existir llamadas urgentes, es menos frecuente tener que estar pendiente del teléfono a no ser que esperes una llamada puntual. Sin embargo, no sucede lo mismo con el correo electrónico de nuestro trabajo.

El correo electrónico fuera del horario laboral

Seguro que muchos os sentís identificados con lo siguiente: sales de la oficina y coges el abrigo y el teléfono. Te pasas por el supermercado y, mientras esperas en las fila, coges tu teléfono para ir revisando y contestando correos nuevos. Cuando llegas a casa y te sientas a cenar, el apetito no te termina de entrar hasta que no paras a ver qué es lo que esconde la lucecita que se ha encendido en tu Smartphone. Te metes en la cama y no puedes resistirte a mirar unos correos más. Y,  ¿sabes que es lo más curiosos? Que te levantas y antes de pisar el suelo ya has revisado tu teléfono.

La realidad es que podemos atender y gestionar correos electrónicos, pero no podemos hacerlo de forma compulsiva. Si esto te está ocurriendo, posiblemente tengas un problema y necesites encontrar más momentos de desconexión. Y aquí la responsabilidad incumbe a todos: empleados y empresarios.

No sería el primer caso de una empresa que prohíbe el uso de los smartphone vinculados con el trabajo a determinadas horas con el fin de facilitar la desconexión de tu mente de la vida laboral.

Un curioso ejemplo fue la decisión tomada por el mayor fabricante automovilístico de Europa, Volkswagen, destinada a aquellos empleados que utilizaban la BlackBerry a todas horas. Lo que hicieron fue imponer un intervalo de horas en los que no se podía utilizar este dispositivo: desde más o menos la hora de la cena hasta un par de horas antes del inicio de la jornada.

Con esta medida han conseguido que los empleados dejen de estar en disponibilidad absoluta para recibir comunicaciones o instrucciones y preservar la productividad de los empleados. ¿Acaso no es estresante ver un nuevo correo de tu jefe? ¿Qué querrá? ¿Habré hecho algo mal?

Seguramente muchos de vosotros penséis que esto es algo imposible de aplicar en vuestro puesto, especialmente para emprendedores y autónomos, y casi ni lo discuto. Pero no es ninguna mentira que necesitamos despejar nuestra mente para poder afrontar las tareas que debemos desarrollar al día siguiente.

Y es que no podemos olvidar que los móviles de hoy en día pueden ser un arma de doble filo: ayudarnos a estar conectados en todo momento y sacarnos de muchos apuros pero disminuir la capacidad de tener y poder disfrutar de nuestra vida personal y del ocio. Y a vosotros, ¿ los emails tampoco se detienen cuando sales de la oficina?

Imagen | Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s